Mundos íntimos. A mis nietos les deseo que se hagan oír pero sin gritos, que jamás dejen la risa y que sepan cuándo toca llorar

| Sociedad

Raíces. La cuarentena genera una necesidad de contar a los más chicos cuáles fueron las felicidades y los errores de los que hoy ya tienen algunas canas y cuáles los valores a los que nunca conviene renunciar.

Ver en Clarin